sábado, 31 de diciembre de 2011

Uno por semana amor, los demás, como amigos.

No seré poesía ni poeta, pero sé que entre tus líneas dices que no tienes tiempo ni fuerzas para escribir sobre lo que quieres. Ni tu futuro, ni tus ganas, ni los quince minutos de un viernes por la noche.

Amigos, colegas, conocidos. 
Eso.
Y tres espacios entre cada palabra. Espacios llenos de tiempo, de vacíos, de nada.
Espacios que dices que llenarás mañana, porque el hoy es demasiado rápido para ti. Espacios entre los que se cuela un beso, dos te quieros, y un "eres mía" cuando hace demasiado frío para recordar que somos dos.
Uno entre cien.
Y yo delante, mirándote sin que me mires. Rota, a medias, sola, y sólo por ti. Esperando un beso, una apretón de manos o un: "te prometo que mañana eres mía".
Agobiante, egoísta, cría.
Lo siento, no hay más.
Y espero, y confío, y apuesto un todo o nada por ti.
Pero lo peor, lo más estúpido de todo, es que sé que ni hoy, ni mañana, ni en cinco años vas a cambiar tu vida por mí.
No sabes lo que duele decir te quiero, y escuchar:
- "No lo hagas más difícil".



When you get what you want  but not what you need 
When the tears come streaming down your face
When you lose something you can't replace
When you love someone but it goes to waste
Could it be worse? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario