martes, 7 de junio de 2011

Maldita adicción a ti.

Tengo la obsesión de no poder dormir, sin antes haber reído contigo.
Irnos tu y yo, y partirle la cara a quien se ponga por delante.
Eres lo más bonito, y la única persona a la que verdaderamente le importaba.
Viví momentos felices con esa persona y pensaba que tarde o temprano se iban acabar.
Le veía, corría y le abrazaba, cerraba los ojos y pensaba:


-Eres lo mejor que me ha ocurrido.


Pero sabía, que algún día, esos momentos faltarían y ya nada volvería a ser como antes.
Me gusta acostarme cada noche leyendo los mensajes antiguos, riendo con cada tonteria que ponías, y no quiero que eso cambie.
Me da igual cuantos sean o como sean.
Como si o si son largos.
Son tuyos, y son especiales.
Te echo de menos... y eso es lo único que me hace sentirte cerca.






domingo, 5 de junio de 2011

Desde hoy y para siempre.

Puede que sí, que todas las cosas tengan un final. Que no todo dure para siempre. Que en algún momento la vida se tuerce, y cuando menos te lo esperas es cuando te da un giro inesperado. Algunas veces para mejor.
Otras, no tanto.
Yo no era de las que pensaban así. Yo vivía el momento, olvidando el pasado y aparcando el futuro. Porque el futuro, antes no me importaba.
Hoy es uno de esos días en los que mi mente se revela, uno de esos que me pongo en lo peor. Que miro hacia delante y lo veo todo negro. Miro hacia atrás, y echo ese pasado de menos. Pero te prometo, que aunque esa oscuridad nos separe y no veamos más allá, yo siempre estaré ahí.
Porque yo estaré a tu lado aunque tú ya no estés.
Si cometes errores, una vez y otra también, yo te levantaré.
Cuando me digas adiós y me sueltes la mano, inventaré mil escusas para no volver a coger otra que no sea la tuya.
Todo lo que me decías, todo lo que sentimos, también lo guardaré, para que cuando estés con otra persona y yo tenga que vivir sin ti, me alimente de los recuerdos.
Y cuando me olvides por completo, cuando te rías de lo que pasó, cuando ya no me necesites; yo estaré esperando un milagro, y si decides volver, recordarte que te seguiré queriendo igual que la primera vez.