miércoles, 23 de noviembre de 2011

Canciones de no-amor.

 "Pero él no tiene por qué acordarse.
 Asúmelo de una puta vez."





Mejor que me olvides.


Diferente.

Me gustaría escribirte algo tan sumamente nuestro para que me recuerdes toda tu vida.
Yo aún lo hago.
Sí, a menudo.
Y te necesito.
Sí.
Necesitar.
Complementar.
Me atrevo a llamarlo amor.

Cada jodida sílaba rima con tu nombre.
Y eso que decías que tú eras el poeta.


"Algún día, en algún lugar de este mundo;
 me encontraré".



martes, 22 de noviembre de 2011

Francisco Alba.

Gracias por ponerle una sonrisa a la niña caprichosa.
Por hacerla feliz. Por hacerle ver que las cosas imposibles no existen.
Por salvarla, odiarla, animarla. Por hacerla sentir protegida.
Por ser ella cuando más lo necesitaba.

La próxima vez te prometo que seré feliz.
Por ti. Por mí.
Y porque te quiero.

No me olvides.
Siempre increíble.


never

domingo, 20 de noviembre de 2011

Menos uno.

- "Contigo no tendría porqué haber sido diferente".


Ni tiene por qué importarte.
Recuerda que te entiendo.

Gracias por enseñarme a ver el puto mundo.
Todavía increíble.


sábado, 19 de noviembre de 2011

2:50 AM


Atención, peligro.


  • Cuando mi mente en blanco va, tú eres mis ideas.


A estas alturas, deberías odiarme.
No te culpo.
Yo te apoyaría.
Bonito juego de desconocidos creamos.
Quizás ahora pienses que no vale la pena.
No te culpo.
A lo mejor he vuelto a recomponer tus esquemas.
A lo mejor no soy tan diferente de lo que pensabas.
Aún así me quedo con haberlo sido un tiempo.
Es poco, pero es tiempo.
No voy a pedirte más para demostrártelo.
Sé que no estoy en las de ganar.
Confío en ti, ¿recuerdas?
Yo sí. Cada vez que salgo de casa.
En casa también, pero ahí lo disimulo.
Me estoy liando.
Me da igual.
Sí, me repito.
Quizás para ti ya no valga la pena ahora.
Entonces, ¿qué coño hago escribiéndote?
Es tarde.
Aquí me tienes.
En realidad te estoy esperando, pero eso también lo disimulo.
En realidad, no sé por qué coño me siento culpable.
No deberías ser tan importante para mí.
Y lo eres.
Oh, digo que sí.
Supongo que el sentimiento de culpa es algo lógico.
No he superado tus expectativas.
No seré nunca suficiente.
No he tenido cojones.
Hemos, en plural.
Tú también tienes parte de culpa.
Podríamos compartirla.
Mitad y mitad.
Si tú quieres.
Sigue leyendo.
No te vayas.
No me dejes.
Algún día me plantaré en tu casa y te lo diré.
Entonces me haré adulta.
Pero quiero que lo veas con tus propios ojos.
Y me digas a la cara:
- La culpa es tuya.
Y entonces, lloraré.
Algo parecido a esto, pero con lágrimas.
Sí, a lo mejor llegas a verlas.
Quiero que lo hagas.
Solo hay que echarle valor.
Dame un poco.
Mitad y mitad.
Solamente si tú quieres.

La estúpida te sigue echando de menos.




Now or never.

Every minute is arranged
Every moment lasts a day
But thinking about it can't help me let go, I know.

I must look like I'm running away
To you at your faster pace
I wonder what it is you could have seen, in me.




I can hear you now

miércoles, 16 de noviembre de 2011

.

Y entonces, lloras.





You win.

Si te dijera que estoy bien, mentiría.
No me gusta mentirte; nunca puedo hacerlo.
No es que sea falta de ganas, pero me pillas siempre.
Por eso he dejado de intentarlo.
Pero eso ya lo sabes.
Yo venía para preguntarte qué ha pasado.
Tú me entiendes, joder.
Te echo de menos, ¿no lo ves?
Pero eso a ti no te importa.
Ya lo sé.
Quizás me hayas malacostumbrado.
Siempre culpa tuya.
¿Por qué coño tuviste que aparecer?
Ahora tengo miedo.
Sí, mucho miedo.
Y te echo de menos.
Sí, sé que ya lo he dicho.
Pero me da igual.
Me das igual.
Te echo de menos.


domingo, 13 de noviembre de 2011

De la A a la Z.

Te equivocas, yo no valgo tanto.
 Soy la persona más impulsiva que conozco. Cabezota, tonta e infantil. Bonachona, demasiadas veces, egoísta como nadie. No tengo cojones para conservar lo que  tengo. Pierdo los nervios antes de ganarlos. Acostumbrada al fracaso, y aún así repartidora de ilusión. No te confundas si me ves sonriendo, es solo un mecanismo.
Bah, no te engaño, contigo no es así.
Es raro.
Quizás, lo que tú no te imaginas es que cada día que pasa tengo más necesidad de ti.
Sí, joder, necesidad.
Necesidad de algo ficticio, posiblemente. Pero una ficción que ambos hemos creado. Tontos, impulsivos, cabezotas. Los dos.
Quizás no sea tan mal plan después de todo.
Porque sí, joder, porque soy una tonta.
Pero puedo ser tu tonta, si tú me dejas.


Para mí siempre serás increíble
ZK.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Abril.

"Dejadme que os cuente, mi cuento de herida y caricias. Mi historia de nadie, mi nana del hambre y todas mis mentiras."



Que ésta en la pataleta que nos da mientras suspiras, lo que queda del atraco que le dimos a la vida.
De las mantas que liamos todavía queda alguna. Esto queda de los halos que robamos a la luna.
Y voy entrándole al día, y al salir le dejo la alfombra de mierda perdía; que no se le olvide el planeta en que vive.
Y otra vez a la acera. Y así me da la mañana y la tarde y la noche entera...
Y a la mierda primavera.



CABRONAZO.



jueves, 3 de noviembre de 2011

Mr. Increíble.

"Algún día en cualquier parte, en cualquier lugar indefectiblemente te encontrarás a ti mismo, y ésa, sólo ésa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas."



-Yo también he encontrado lo que buscaba. 
Eres precipitadamente increíble.




PD: Hola, me llamo Ana y estoy enamorada de un montón de píxeles, wiiiiii.
PD2: Vas a morir.

martes, 1 de noviembre de 2011

Felices 15 primaveras.


Para una de las personitas más importantes de mi mundo.
Feliz cumpleaños.



- En el mismo instante en el que conoces a una persona, creo lo último que piensas es en el futuro que te espera con ella. Nunca te figuras que dentro de seis meses, tres días o cinco años, no vas a poder vivir sin ella.
Yo os hablo de una historia que empezó mal, venida de otra aún peor. Escuché hablar de ella varias veces, pero nunca le di importancia. Era una chica cualquiera, con un nombre cualquiera. Una de tantas que yo no conocía. Es gracioso. Irónico. Tú eres la que me ha enseñado que quien no arriesga, no gana; y también sabes que soy la persona menos arriesgada de este mundo, y sin embargo, contigo lo hice.
Y me arriesgué. Me arriesgué a que todos me odiaran, a que me dieran por obsesiva. Pero lo que hoy he ganado, realmente ha valido la pena.
Es algo que sólo ella entiende, algo demasiado grande. Las risas, el chocolate, el kiwi, nuestra tete, las garras de pocholate y frambuesa, los taburetes, las miradas que lo dicen todo, las sonrisas tontas, los abrazos asfixiantes, las tardes llorando, las borracheras imprevistas, los sueños destrozados por decirlos en voz alta, los encuentros casuales, una mirada de reproche pro cada dos de comprensión, el contarte la misma historia cuatro veces y que nunca me lo digas porque sabes que me gusta contártela. Y todo el cariño que se le puede coger a una persona como tú. A ti. A una historia que valdría la pena escribir. La historia de dos tontas del culo que odian el amor, y sin embargo viven gracias a ello. La historia de Pipo, Marley, Kurt y Cobain. Una historia tonta. ¿Tonta? ¡Que digo! La más estúpida que puedan contarte. Pero la nuestra.
Y como esta si que no va a haber ninguna.
Feliz cumpleaños, Paula García.
Te dije siempre, y será siempre.

Viva la obesidad y la madre que nos parió.
Te quiero muchísimo. No te olvides.

Rape me, rape me my friend. (8)