martes, 22 de noviembre de 2011

Francisco Alba.

Gracias por ponerle una sonrisa a la niña caprichosa.
Por hacerla feliz. Por hacerle ver que las cosas imposibles no existen.
Por salvarla, odiarla, animarla. Por hacerla sentir protegida.
Por ser ella cuando más lo necesitaba.

La próxima vez te prometo que seré feliz.
Por ti. Por mí.
Y porque te quiero.

No me olvides.
Siempre increíble.


never

No hay comentarios:

Publicar un comentario