miércoles, 16 de noviembre de 2011

You win.

Si te dijera que estoy bien, mentiría.
No me gusta mentirte; nunca puedo hacerlo.
No es que sea falta de ganas, pero me pillas siempre.
Por eso he dejado de intentarlo.
Pero eso ya lo sabes.
Yo venía para preguntarte qué ha pasado.
Tú me entiendes, joder.
Te echo de menos, ¿no lo ves?
Pero eso a ti no te importa.
Ya lo sé.
Quizás me hayas malacostumbrado.
Siempre culpa tuya.
¿Por qué coño tuviste que aparecer?
Ahora tengo miedo.
Sí, mucho miedo.
Y te echo de menos.
Sí, sé que ya lo he dicho.
Pero me da igual.
Me das igual.
Te echo de menos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario