martes, 24 de diciembre de 2013

"Porque volveré a hacerlo."

Íbamos drogados aquel día. Quizás tú un poco más que yo, aunque ya no me interesa. Por ese entonces a ti te llamaban el chico ambiguo y de infancia gris y yo era una loca de los vinilos y el café templado y a oscuras. Me duele que el recuerdo no sea tan bonito como lo fue aquel beso.

Lo primero que pensé al verte fue que jamás volvería a pensar en ti. Entonces no me dolió.
Pero claro, quién iba a imaginar que la muchacha de la mesa 3 escribía poemas.
Pensando en aquella parte de mi vida y la canción que sonó en la habitación se me acaba de ocurrir que quizás ahora mismo tú estés pensando en mí.
Bueno, ya sabes... no en mí, sino en ella. La que no sabía quién era Rocky Balboa. La de "estoy esperando el momento". Tú te reíste y me llamaste cría. Qué bonito sonó entonces.
"¿Cómo es posible eso de hablar y estar ausente?"
Ay, claro, ahí no te conocía. Solías callarte, acabar la frase con la cabeza girada hacia mí, para que te mirase con cara de "no vuelvas a hacerlo, porque no querré perdonarte".
Pero claro, Ana siempre perdona a alguien que no es ella. Siempre.
Siempre.
Quizás no te odio porque el amor hizo de resorte. O la canción triste que no quiero volver a escuchar más.


A ti te dio igual que llorase. Como el día que empezaste a gritarme delante de todo el mundo. El día que empecé a llorar delante tuya. Decías que así me querías más, que era inevitable que me hicieras daño. Y yo te creí. Te creo. Aún no sé por qué sigo acordándome de ti. No comprendo la necesidad de escribir recuerdos que te pertenecen a ti y quiero abandonar. Como me abandonaste tú.
Como me cambiaste al terminar la película.
Lo escribiste todo.
Pero claro, ya no somos los mismos.
Ya no somos.
Quizás yo un poco menos que tú.

2 comentarios:

  1. Me encanta como concatenas el principio con el final.
    Escribes como sin no pudieras ser jamás feliz en la vida, pero sigo pensando
    que al leerte me entran por los ojos ficciones de alguien que no es, simples
    personajes hechos de letras condenados a vivir amargados.

    Un beso, feliz navidad... y todo eso que suele decirse en estos días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que la gente se fije en ese tipo de recursos.
      Creo que escribir es la manera más humana de liberar a los monstruos que llevamos dentro, aunque tengan un nombre, una edad y una vida diferentes.

      Feliz Navidad y muchas gracias por leerme.

      Eliminar