domingo, 20 de mayo de 2012

Combustión de noches.

"Y años después reapareces y hablando sola resumes tu noria de vida en un solo café.
Y curado al fin, me permito el lujo de observar tu pelo raro. Creo que ahora lloras demasiado.
Y hablas como si te hubiera preguntado de quién te vengabas todo el tiempo que no estuve a tu lado.
Y aun no sé a qué diablos viene ahora tu llamada, tiembla tu cuchara y eso nunca queda bien.
Di, di la verdad, llevas tiempo sin romper muñecos. Pasados unos meses, a mí alguien me ajustó de nuevo.
Ya queda un poco lejos, el día que me incendiaste.
Pero siempre quedan tus cenizas..."



-"¿No ves que si hemos perdido, hemos ganado historias que contar?"
Más de las que algunos trovadores tienen.
Recuerda que si caímos en picado es porque a veces fuimos nubes con la mente. Que siento cada grano de arena mal cosida por su piel, formando firmamentos de sueños en latidos.
Piezas de un puzzle de cristal, de sabores amargos, y despedidas sin morfina.  Anestesia de noches de fuego puro. Tan cuerdos como el pobre que reclama sus momentos en instantes. Por solo un susurro.
Como quisiera despertar...
Y volar en aire oscuro.

-"Con la mano en el corazón, que es como mejor se ama."


No hay comentarios:

Publicar un comentario