lunes, 25 de junio de 2012

Snuff.

"No te imaginas como duele arrancar las páginas de una historia que pudimos haber hecho increíble".


"Aún puedo escuchar como los puños de tu corazón intentan hacerse paso entre la soledad de tu pecho.
Pum, pum. Pum, pum.
Y yo sin poderle ayudar a matar momentos, condenada a llorar a palabras cada recuerdo. Sin darme cuenta ya de lo que escribo, y viéndome al lado del primero que pasa...
Contándole lo mucho que te echo de menos.
Contándole como en todas esas veces que perdemos la esperanza, nosotros somos los únicos que nos quedamos ahí para volver a echarnos en cara eso de "cómo te va la vida", y sonreír al ver que orgullo empuja poco si aflora el miedo a perdernos.
Pum, pum. Pum, pum.
O las veces que acabamos huyendo de nuestras propias promesas incumplidas, de todos esos intentos frustrados.
Cuando al final de todo, solo nos queda agarrarnos de la mirada y darnos por perdidos.
¿Querer sin llegar a necesitarnos?"

Creo que llegamos tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario