lunes, 25 de junio de 2012

Insufrible.

"¿Alguna vez has sentido cada palabra de esa canción clavarse en tu piel? ¿Has llorado como yo? Te he echado de menos...

Dime, ¿tú también gritabas? ¿Dónde estabas? ¿Por qué no respondías? Te busqué, lo juro.

¿Por qué gritas ahora? Yo solo quise cuidarte. Sólo quise quererte. No grites. Para. Duele... 

No puedo.

¿No entiendes que te necesito aquí? ¿Te das cuenta de la falta que me haces?

Deja de gritar. No chilles. No puedo.

No, no voy a llorar, esperaré a que vuelvas.

¿Dónde estás? ¿Ya duermes?

Cinco mil millones ahí fuera.

 ¿Escuchas? ¿Quién te llama? 

¡Nadie grita!

 Calma. Estoy aquí.

 Te espero, ¿por qué no vuelves?

 A lo lejos. Tengo sueño. Te espero. ¿La ves? Me llamas.

Otra vez. Duele.

 Estoy aquí.

Juntos.

No grites más.

Estoy aquí..."





No hay comentarios:

Publicar un comentario