domingo, 15 de abril de 2012

Nothing else matters.

Renací entre las espigas y los vidrios rotos de algo llamado añoranza. No me malinterpretes, no soy ese tipo de almas que juzgan a la primera lágrima. A mí no me hacen falta letras, ni canciones, ni nada con un tempo diferente a tus latidos, para llegar a sentirme viva en un mundo de cuerdos con sus cuerdas atadas a sentimientos. Y es verdad, que a veces me da rabia que seas el motivo por el que usar la tinta de las venas para escribir poesía, por eso de que la anatomía se nos da bien, y ambos sabemos que las venas llegan al corazón.
Y luego vuelves, en forma de punteo tranquilo de guitarra. Como letras con forma de nostalgia repetida. Y repetida. Y repetida. Y luego nada más importa.

Porque sé que valoras cada segundo que dura cada uno de tus besos, y que tu saliva replica por cada vez que me dejaste sola. El motivo por el que vienes y me preguntas como puedo creerte después de tantas lunas insípidas sin sabor a nada.

Porque no quiero dormir con otros sabiendo que quiero despertar a tu lado. Porque puedes describirme con mil setecientas tres palabras, o con un acorde en tu mirada, que para mí viene a ser lo mismo.
Porque el sabor a menta de tu boca se convierte en necesidad cada madrugada que sube la marea. Porque tú nunca me has preguntado, porque tal vez nunca te ha importado. Porque me empeño en seguir cantando, y porque necesito que este domingo vuelva a empezar de nuevo para volver a estar contigo, en nuestros dos mil trescientos miedos.

"NEVER OPENED MYSELF THIS WAY. LIFE IS OURS, WE LIVE IT OUR WAY ALL THESE WORDS I DON´T JUST SAY AND NOTHING ELSE MATTERS."



2 comentarios:

  1. Precioso texto, palabras, música, literatura son artes imperdibles que anidan dentro de nosotros y nos hacen comprender mejor a los demás, y quizás a nosotros mismos, ya que cada canción es una historia que va dirigida hacia nosotros. Muchos besos y grande esa canción de Metallica.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias, de corazón.
    Es un placer coincidir con gustos así de maravillosos.
    Otro beso enorme de esta escritora de emociones.

    ResponderEliminar