lunes, 2 de enero de 2012

Adiós.

Posiblemente, esta sea la última vez que escriba.
No me refiero solo al blog, o a los tablones en tuenti.
Lo dejo en serio.
Dejo todo esto, porque me he dado cuenta de que expresar emociones solo daña a la gente que quieres. He escrito muchísimas cosas sobre muchísima gente especial en mi vida. Gente que ha ido yendo y viniendo. Gente que te sorprende, y que decide irse de repente.
Esta vez no pienso expresar sentimiento alguno aquí, porque la única emoción palpable ahora es la que moja cada tecla del portatil mientras escribo. Emociones en forma de agua salada, de frases y de una de las  despedidas más dolorosas que he tenido que hacer en este tiempo.
Gracias por todo.
Quizás, para cuando leais esto sea tarde, pero aún así, necesitaba hacerlo.
Porque esta es mi última vez, mi último respiro, como cuando un enfermo sabe que va a morir.
Esto ha muerto, y gran parte de mí, con ello.
Gracias. A vosotros. A mi vida.


PD: Sé que cuando una mujer ama a un hombre, esta debe renunciar su corazón, darle su vida.
Yo sólo tengo mi prosa.
Lo demás te lo has llevado todo tú.
Una vez más, te quiero.
Eres increíble.


...

No hay comentarios:

Publicar un comentario