martes, 7 de junio de 2011

Maldita adicción a ti.

Tengo la obsesión de no poder dormir, sin antes haber reído contigo.
Irnos tu y yo, y partirle la cara a quien se ponga por delante.
Eres lo más bonito, y la única persona a la que verdaderamente le importaba.
Viví momentos felices con esa persona y pensaba que tarde o temprano se iban acabar.
Le veía, corría y le abrazaba, cerraba los ojos y pensaba:


-Eres lo mejor que me ha ocurrido.


Pero sabía, que algún día, esos momentos faltarían y ya nada volvería a ser como antes.
Me gusta acostarme cada noche leyendo los mensajes antiguos, riendo con cada tonteria que ponías, y no quiero que eso cambie.
Me da igual cuantos sean o como sean.
Como si o si son largos.
Son tuyos, y son especiales.
Te echo de menos... y eso es lo único que me hace sentirte cerca.






No hay comentarios:

Publicar un comentario