lunes, 3 de septiembre de 2012

Thanks for the butterflies.

A veces sólo hacen falta un par de palabras para comprender que el tiempo solo duele cuando el silencio se apodera de nosotros. Sé que tú también entiendes que, aunque pasen años y demos miles de pasos por caminos diferentes, siempre acabaremos en la misma puerta, separados por el mismo muro de cristal y orgullo.
Tú, refugiado en un intento de sonrisa. Yo, en un intento de valiente.

Así que vienes y me llamas boba.
Y sabes que no hace falta decir más. Porque todo lo aprendo de tus ojos y de esa áspera suavidad con la que impregnas cada gramo de euforia por cada una de mis arterias.
Esta noche va de héroes, va de tontos y de ilusos. Va de querer morirnos en mitad de un orgasmo de felicidad, entre las cenizas de algo a lo que siempre llamaremos nostalgia.
También habla del miedo, de tus 'quizases', del dolor de no saber cual será nuestro último 'hasta siempre'.
Y de que cuando encuentre mi lugar en el mundo para ser valiente, tú serás el primero en enterarte. Te lo prometo.
El problema es que como te vuelva a ver, voy a creer de nuevo en las miradas que acaban afónicas de tanto gritarse que se necesitan. En las noches de cerveza barata y portales incandescentes en los que nunca me perdoné haber dejado que me importaras tanto.
Mira que me lo advertiste.


Y ahora te veo ahí sentado, asintiendo al mundo con la mirada perdida, rozando cada cielo artificial con la palma de tu mano. Sintiendo el escozor de todos esos dedos que quisieron abrigarte, en forma de quemazones por la piel. Y tú con tanto frío, y tanto vacío en forma de palabras.
Llega el irónico cielo gris azulado, ese de la noche en la que nos conocimos, y me recuerda lo bien que se refleja un alma frente a un espejo. Y lo bonito que parece quererse en Noviembre. 
Enciendes un peta, y observas como el mundo se da de hostias. Bostezas, y me doy cuenta de lo mucho que han cambiado las cosas. 
Y yo, sin poder tragar las lágrimas que inundan el cielo de mi garganta y la hinchazón de las llagas abiertas por un desconocido al que quise antes de conocer.

No necesito verte para saber que no te olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario